Busca a tu Enemigo Final



¿Te has parado a pensar alguna vez porqué a unos les sale mejor un ejercicio que a otros?


¿Por qué tras tanto esfuerzo y dedicación no consigues llegar al nivel de tu compañera de carrera, pilates, yoga, zumba...?


Quizá no estás escuchando alguna llamada de atención que te está gritando tu cuerpo.


La falta o disminución de la movilidad en alguna que otra articulación es tan sencillo como saber qué articulación se mueve con menor libertad de la que su estructura le podría permitir. Una vez detectado el "enemigo"*, habría que realizar un trabajo analítico y específico de todos los músculos que atraviesan esta articulación, de modo que se lleven a cabo todos los movimientos que éstos le pueden provocar.



Muévete con total libertad


Ese trabajo tiene que realizarse con consciencia y con una progresión adaptada al nivel de forma de esa musculatura. De lo contrario puedes simplemente no provocar ninguna mejora o, incluso, empeorar la situación.


Por lo que te invito a que prestes atención a cada movimiento que hagas. Si ves que hay algún bloqueo o que tu articulación no está trabajando con la libertad que debería, analízalo y trabájalo para poder recuperar esa congruencia que te permita moverte con total libertad y seguridad.




En otros artículos hablaré de cómo aumentar de forma saludable la intensidad de los ejercicios, movimientos, etc. Además, de porqué a la hora de programar tu entrenamiento debes centrarte en tu nivel y no en el de cualquier otra persona que no seas tú.


Y ya sabes, que la motivación te pille siempre preparada.


*"enemigo": así es como le llamamos mi pareja y yo a un problema analítico muscular, el enemigo o, en el caso de que hagamos encontrado finalmente el músculo que necesita mayor intervención, "el enemigo final" XD

14 vistas