La Vaguería es Neuronal y Tiene Solución

En el artículo anterior estuvimos hablando de cómo cambiar nuestro estilo de vida, de establecer un nuevo horario para dirigirnos hacia una forma de vida más activa y saludable.


Es cierto que no es fácil empezar. Pero todo tiene una razón científica.


Cuando empiezas a realizar cualquier actividad supone un cambio de rutina para ti. Los seres humanos somos biológicamente seres de rutinas. Da igual lo innovadora y creativa que seas, y lo mucho que te guste salir de tu zona de confort. Introducir una rutina nueva a tu vida cuesta y es natural.


Nuestras conexiones neuronales funcionan de tal manera que permite que todo aquello que ya has realizado más de 15-20 veces sea mucho más fácil de llevar a cabo que aquello que has realizado 2 veces. De esta forma ahorras tiempo y energía en aquello que forma parte de tu día a día.


La Selva que se convirtió en Autopista


La primera vez que te abres camino entre la vegetación de una selva tienes que ir eliminando hierbas y matojos para poder pasar. Ello te retrasa bastante, por lo que la velocidad es mínima.


La segunda vez el camino ya está hecho, pero sigue sin ser un camino llano. Pero el camino se va allanando con tus pasos que lo recorren una y otra vez. Cuantas más veces lo hayas recorrido, más llano y, por lo tanto, más fácil y rápido será tu paso.


Con el tiempo, irás asfaltando el camino permitiéndote poder recorrerlo a mayor velocidad e, incluso, utilizar medios de transporte con ruedas para ser más veloz.

Finalmente, tendrás una autopista que podrás recorrerla a altas velocidades ya que estará totalmente despejada y construida con materiales idóneos para facilitarte el paso a través de ella.

En tu cerebro pasa algo muy similar con las conexiones neuronales. La primera vez que realizas una acción, es complicada y te sientes hasta torpe. Pero es la repetición de ésta que te permite llevarla a cabo cada vez con más facilidad y agilidad.




Cuán más fácil es una actividad para tu cerebro, más motivación tiene éste para llevarla a cabo. Es decir, la vaguería ante su ejecución es cada vez menor.

Y…¡BINGO! Esto es lo que todes buscamos.

Esto es lo que la mayoría de las mujeres buscan. Que el ejercicio deje de ser algo que les cueste, que les provoque rechazo. Quieren dejar de sentirse vagas por el hecho de no realizar ejercicio.


Para ello… te invito a mi próximo post. Estoy segura que te va a motivar y a ayudar a empezar a entrenar.